Cruïlla 2018 The day after

Un nuevo festival ha finalizado en el Fórum, el Cruïlla 2018, y con él han vuelto a reproducirse los mismos problemas de siempre: incivismo, molestias ocasionadas por el elevado sonido de la música en los seis escenarios del evento, y también por los 60.000 asistentes al acontecimiento (cifra prevista por la empresa pública BSM responsable del acto), que durante tres dias, dos de ellos laborables, han tensado y de qué manera la convivencia con los vecinos del entorno del Fórum de Barcelona.

Según los datos extraidos de la web del festival, el importe más económico de una entrada ha sido de 63 euros, gastos de gestión aparte.
Una simple operación matemática, como resultado de multiplicar los citados 63€ por los 60.000 asistentes previstos, siempre según las cifras oficiales, nos da como resultado unos ingresos cercanos a los 4 millones de euros, que pueden ascender a unos 7, si tenemos en cuenta los otros precios de las entradas que oscilan hasta más de 100 euros dependiendo del dia de la actuación.

A pesar de esas abultadas cifras, ni un solo euro revierte sobre nuestros barrios, ni uno sólo, únicamente pasarán a engrosar los bolsillos de unos pocos entre los que se encuentran, además de los patrocinadores, el Ayuntamiento de Barcelona por mediación de su empresa pública Barcelona de Serveis Municipals que es la responsable de alquilar los terrenos públicos a las entidades privadas.
Y es una lástima y una auténtica vergüenza que unos recauden los beneficios y otros, los vecinos, tengamos que asumir la parte negativa, soportando las molestias e inconvenientes que provocan este tipo de acontecimientos que se repiten una y otra vez.

Las incumplidas promesas del Regidor de distrito, Josep Maria Montaner, a las que ya nos tiene acostumbrados (abrir la Rambla de Prim hacia el mar), para intentar mitigar de algún modo la gran afluencia de público a los actos del Fórum es el fiel reflejo de cómo actúa, o mejor dicho cómo deja de actuar, un gobierno municipal supuestamente preocupado por los problemas de sus ciudadanos.

El abandono de nuestros barrios en particular, con total dejadez de sus escasos espacios verdes, la falta de poda de su arbolado desde hace varios años y la suciedad apreciable en sus calles, exige un cambio de rumbo obligado en la política municipal. Los vecinos del Fórum decimos basta y exigimos poder ejercer uno de los principales derechos del ser humano como es el derecho al descanso.

Enrique Navarro
Socio AV Zonafòrum

juliol 18, 2018

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *